Restaurantes accesibles en Madrid

¡Mis personitas diversas! ¿Cómo estáis? Quería haceros unas recomendaciones que espero que os vayan bien sobre unos restaurantes accesibles en Madrid, que es la ciudad en la que vivo. Muchas veces nos vemos en situaciones de desesperación por encontrar restaurantes accesibles para personas con discapacidad ¡Algo que tendría que estar ya superado! Pero no… Hay un larguísimo camino por recorrer.

Como he dicho, viene el verano y como tal las actividades de ocio, os voy a presentar tres opciones para mi muy buenas de restaurantes accesibles, económicos y de buena calidad.

Claroscuro: Cuenta con una entrada llana por si quieres comer dentro pero también tiene una terraza bastante recogida y estilo césped, muy chula. La decoración de dentro del restaurante es una pasada, llenos de espejos, bastante amplio ya no solo para meter la silla sino, para maniobrar, el ambiente y el espacio absolutamente inmejorable. Termino por el trato del servicio, para quien no lo sepa las personas con discapacidad nos quejamos muchas veces del trato que nos dan algunas personas de servicio cuando vamos a cualquier restaurante, capacitista, paternalistas, si vamos con otras personas pues para ellos no existimos y un largo etc. Pero aquí, no pudo ser mejor. Sentimos normalidad en todo momento, ni un ápice de todo lo que os he comentado anteriormente, me emocione y me dio muchísima alegría pero luego a la larga cuando lo pienso digo: “Pero Irene si es lo normal” Si, que te traten como a una persona más debería ser normal, pero amigos… aun no lo tenemos integrado. La calidad de la comida era y es deliciosa, no puede ser más apetitosa. El tipo de comida que hacen es del estilo mediterránea. De verdad que un maravilla, cuando fui me puse las botas.

Esta divinidad de restaurante está en la calle Velázquez 31, hay un autobús justo en frente cruzando la acera.

La canica: Otro de los pocos restaurantes que cumplen con los requisitos de restaurante accesible. En la entrada había una rampa para poder subir, despues el espacio y el sitio bastante amplio para sillas de ruedas, el estilo y el ambiente del restaurante no puede ser más precioso y elegante, parece que entras en otra época. El trato al igual que el primero también estuvo súper normalizado, aunque sí que llamábamos más la atención del servicio, pero el trato con nosotras fue maravillosamente bueno. La comida de muy buena calidad y muy sabrosa, una presentación bastante buena y sofisticada. Actualmente en su página web pone que están cerrados debido a un incendio de cocina pero que en seguida se pondrán de nuevo en marcha, espero que podáis ir pronto y disfrutéis de su gastronomía y cambio de tiempo.

El lugar en donde lo podéis encontrar está en: Av. de los Andes, 25 al lado del corte ingles del campo de las naciones. Hay autobuses muy cerca del restaurante.  Sin duda volveré en cuanto se pueda y digan, ¿Y vosotros?

Ochenta grados: A lo mejor no entendéis el por qué os recomiendo este restaurante, aun así os lo voy a explicar. Este restaurante al que fuimos estaba en Las Tablas pero hay otro en Castellana, Grados Pozuelo y en Malasaña. Al que fui había dos entradas una inaccesible y otra accesible. En la entrada accesible nos vimos (mi amiga y yo) con el problema de que las mesas estaban muy altas, pero tuvimos “la suerte” de que mi silla se puede subir al menos un metro y mi amiga se puede mover con más o menos movilidad y soltura para sentarse en otra silla y subir. En la otra entrada no accesible, las mesas eran de un tamaño normal, estándar (lógica ninguna, lo sé). Reservamos con antelación, dijimos que estábamos en sillas de ruedas, aun así nadie dijo nada sobre las mesas. El trato… durante la cena decente. Ni normalizado ni paternalista, estaba con la cuerda floja, pero al entrar una de las del servicio, le grita a la jefa que han venido “las del carrito”. Evidentemente me sentó como fatal, pero como iba a pasármelo bien y a disfrutar de la noche, me lo tomé con humor y listo. Solo puedo recomendar este restaurante, para las personas que pueden moverse sin dificultad o con la suficiente soltura de subir en la silla y porque la comida estaba deliciosa, de buena calidad y variada. El ambiente muy tranquilo, el restaurante en si muy bonito y muy espacioso.
Ahora bien, hay más restaurantes en otros distritos, solo he probado ese. No les demos el punto negativo a todos, vayamos a alguno más a ver si en cuanto a accesibilidad y comportamiento son mejores. Si vais a alguno contadme.

Decidme si vais a ir a alguno de estos restaurantes y si habéis estado en algun otro accesible, si queréis comentadlo por comentarios. Gracias una vez mas por leerme y hasta el próximo día ¡Hasta pronto!

Especial

Hola mis personitas diversas, ¿Cómo estáis? Espero que hayáis pasado un fin de semana fantástico aunque haya llovido. Hoy os quiero hablar de los diferentes significados que hay en algunas palabras en nuestro vocabulario.

Nuestro vocabulario es muy enriquecedor y poético pues de una palabra podemos sacar varios significados dependiendo del contexto en que se use. El problema viene cuando una palabra se usa en el contexto equivocado. Una palabra como “especial” que aparentemente significa que algo o alguien tienen un aura diferente y bonito al resto, cuando se refiere a las personas con discapacidad es negativo.

¿Por qué una palabra tan bonita y con tanto significado puede resultar tan negativo para un determinado grupo de personas?

Dibujo de un niño en silla de ruedas jugando al baloncesto
dibujo de un niño jugando al baloncesto en silla de ruedas

Bueno, cuando decimos que una persona con discapacidad es especial no solemos referirnos a la persona, o sea, a que esa persona es especial para nosotros que nos aporta algo bonito a nuestra vida ya sea porque la conocemos o porque tiene una esencia única para nosotros, sino que realmente se dice por la propia discapacidad y eso es contradictorio. Las personas con discapacidad no somos especiales por tener discapacidad, seremos especiales por otros aspectos o quizás no, pero nuestra discapacidad no nos hace especiales.

Especial es alguien que nos envuelve su personalidad y nos atrapa por dentro, cuando ves un arte que pocos tienen en esa persona o simplemente cuando esa persona habla contigo con solo mirarla y os entendéis eso, para mi es especial.

Las personas con discapacidad, algunas tendremos talento, tendremos carisma y personalidad única no digo que no, pero no por tener discapacidad, sino por ser personas con algo dentro que nos haga especiales, tened esto muy claro.

dibujo de una persona con discapacidad tocando la guitarra
dibujo de una persona con discapacidad tocando

 Identifiquemos el verdadero significado de aquellas palabras que tienen un doble significado en cada contexto y usémoslas adecuadamente para no crear conflictos y rechazos hacia esas palabras. Nuestro vocabulario es muy rico, tenemos una importante herramienta de comunicación que en muchos paises no la tendrán tan desarrollada. No la desaprovechemos y seamos conscientes de lo que tenemos.

No cuesta nada analizar nuestras palabras y saber lo que significan para nosotros y tampoco nos cuesta nada empatizar y pensar que nuestro vocabulario el de cada uno no es el mismo que el de al lado, nuestras expresiones podemos haberlas adquirido por nuestras familias, amigos, conocido o por los libros que hayamos leído entre otras cosas y otras personas haber adquirido otras distintas, lo dicho, nuestro lenguaje es muy rico y hay miles de significados en él, solo hay que saber dónde usar cada palabra y eso ahora es muy fácil.

 Espero haber ayudado y transmitido el mensaje que quería lanzar en esta entrada. No somos especiales por nuestra condición sino, por la persona que somos, no lo olvidéis.

Gracias por leerme de nuevo y decidme si estáis de acuerdo conmigo… ¡Os espero la próxima vez!

Seguidme en mis redes sociales y escribirme si tenéis alguna sugerencia, duda o tema que queráis que hable.

¿SEPARAmos ROLES sociales?

¡Hola mis personitas diversas! ¿Cómo estáis? En mi último post de instagram hablé sobre uno de los prejuicios o errores que tienen algunas personas al pensar que el ser pareja de una persona con discapacidad es sinónimo de cuidarle y básicamente ser su asistente o asistenta personal. Es un error muy común porque de esto sí que no se habla nada ni se ve tampoco entonces al no tener ningún tipo de referencias pues el prejuicio es aún mayor.

Las personas con discapacidad y que además somos dependientes o sea, que necesitamos de una tercera persona como en mi caso, que la necesito en momentos puntuales nos cuesta un potosí encontrar pareja y si nos ponemos a indagar más solemos ser las mujeres las que sufrimos más este tipo de prejuicio, aunque bueno, hay de todo al final. Nos cuesta tanto por la falsa creencia que se tiene que “el ser una pareja de otra persona con dependencia al final voy a tener que cuidarla más y ser su asistente”, ¡No! Es un error muy grande el pensar así.

Una persona con movilidad reducida tiene derecho a una asistencia personal, pero eso no significa que cuando tenga pareja esa asistencia sea eliminada y sea la misma pareja la que le de este servicio. Hay que ir separando roles sociales, la asistente o el asistente personal va a estar ayudando a aquella persona con movilidad reducida y la pareja va a hacer la función de pareja. Otra cosa es que ambos como pareja haya comunicación, que la debe de haber y se establezca una serie de ayudas por parte de la pareja, en el caso de que vivan juntos, pero esto se tiene que ver como “vale, te ayudo a acostarte y tú me ayudas a hacer la cama” o a lo que pueda esa persona y de manera positiva. Porque las parejas, amigos y amigas tienen que dar y recibir de ambas partes, ser una relacion sana y equilibrada. Al final, se trata de conocer a las personas y si tú conoces a una persona con discapacidad, te atrae y te gusta en cuanto a personalidad y luego te das cuenta de que es dependiente en ciertas cosas, no limites tu propia felicidad, habla con esa persona, poco a poco si una relacion llega a mas, veréis la manera de solucionar “los problemas” que en su momento parecían imposibles y complicados.

Dos personas andando por la calle, una de ellas va en silla eléctrica y la otra no.

Este prejuicio se da porque como he dicho anteriormente no hay representación televisiva ni medios sociales y cuando la hay la ponen de tal manera de que la pareja sin discapacidad es el “héroe”, el “ángel divino”, el “alma caritativa” por querer y “cuidar” a una persona con discapacidad y a la persona con discapacidad se la dice que tiene que estar súper contenta o contento por tener a la otra persona ahí a su lado, como diciendo: “No te quejes, que para alguien que no le importa tu discapacidad y te quiere así…” Es como ¿Por qué? ¿Qué necesidad hay de presentar a una pareja de lo más normal de tal manera?

Un chico en silla de ruedas agarrado sexualmente a una chica sin discapacidad haciéndose una foto

Todos tenemos derecho a amar y ser amados el problema es la barrera social que como siempre acribilla cuales avispas asesinas el concepto del amor. Socialmente, la pareja sin discapacidad que se junta con otra con discapacidad es obligada para que cumpla como asistente, para cuidar a la otra persona, además fijaros hasta qué punto y nivel lleva esto y es que también se le considera a esa persona sin discapacidad poco activo sexualmente, porque claro “como va a hacer el amor con una persona con discapacidad” Eliminemos todos estos conceptos de una vez, hacen daño, discriminan y hacen que el concepto del amor sea superficial y sin sentido.

Recordad: Las personas dependientes tendrán su asistencia personal adecuada y cuando tengan pareja estos dos roles sociales se separan y la asistencia personal será para el asistente, salvo que se pacte entre la pareja algunas condiciones y el rol de la pareja será de pareja. No es obligatorio ni está mal, ni es mala persona que la pareja sin discapacidad no ayude todo el rato a la otra parte que si tiene discapacidad. Siempre hay que tener una buena comunicación y dejarse llevar por los acontecimientos, primero vamos a ver qué tal nos va como noviazgo, despues si queremos a ver qué tal el vivir juntos y así sucesivamente… Eliminemos conceptos y prejuicios que lo único que hacen es que sea todo más complicado y limitan la felicidad de todas las personas cuando está no debería.

SEPARA ROLES, CONOCE A LAS PERSONAS Y NO TE ANTICIPES.

Si te a gustado esta entrada no olvides suscribirte y enterarte de primera mano de mis entradas y si quieres de seguirme en mis redes sociales. Cuantas mas personas diversas, mas pronto seremos capaces de combatir con las barreras que nos impiden que este mundo sea diverso e inclusivo.

¡Gracias por leerme! ¡Hasta el próximo día!

AYUDA A LA PERSONA CON DISCAPACIDAD CON COHERENCIA

¡Hola personitas diversas! ¿Cómo está yendo la semana? Os vengo a contar un poco bajo mi experiencia y lo que he podido ver en mí alrededor algunas cositas a tener en cuenta a la hora de querer ayudar a una persona con discapacidad en la calle (en cualquier ámbito).

Antes que nada quiero decir que hay muchísima gente buena que quiere ayudar altruistamente pero, sin darse cuenta de que lo que está haciendo realmente es molestar o no tanto eso sino, crear un momento incomodo e innecesario.

Mujer en silla de ruedas cogiendo el pomo de la puerta. Fondo de la pared y su mono es azul bebé

Una persona con discapacidad de primeras si va a la calle sola es porque gran parte de todo lo que tiene que hacer puede hacérselo sola o simplemente pide ayuda en según qué cosas, hay que normalizar esto desde ya, porque muchas veces los gestos y algunos comentarios indirectos hacen que nos hagáis pensar –al menos a mí- que no entendéis como podemos ir solos por la calle. Si una persona con discapacidad quiere abrir una puerta o quitar una silla de la mesa o cosas así y ves que no puede o que le cuesta mucho trabajo ¡NO SE LO HAGAS! Pregúntaselo, “¿Quieres que te ayude?”. Muchas veces sin decir nada nos abren las puertas o nos quitan la silla –por poner ejemplos básicos- sin decirnos nada y puede que lo que estemos haciendo sea intentarlo o hacerlo a nuestra manera y tened en cuenta que tenemos voz y boca para poder pedir ayuda si en el momento dado no podemos hacerlo y mira diciendo lo de la silla. Se me ha venido a la mente el día que fui al hospital a hacerme análisis y luego fuimos a desayunar a la cafetería que tiene el hospital, el camarero con toda su buena intención quiso quitar la silla y yo confiando en él al intentar colocarme casi me engancho con esa silla porque estaba mal quitada, me la quito a medias por decirlo así. Con esto os quiero decir que a veces la ayuda es más un incordio que una ayuda real. Lo mejor es preguntad si queremos tu ayuda y de ser afirmativa la respuesta preguntadnos como.

A las personas con movilidad reducida nos cuesta dependiendo de qué cosas más trabajo hacedlas o necesitamos más tiempo, si veis a una persona con discapacidad ponerse el abrigo y veis que tarda mucho o que hace “demasiados” esfuerzos vuelvo a decir que no se lo pongáis sin decirla nada, sino preguntad antes si queremos esa ayuda.

Una anécdota muy heavy de esto, es la de un día estando en un centro comercial, habíamos terminado de comer mis amigas y yo. Queríamos ir al parque de en frente del centro comercial pero hacia frio y nos teníamos que poner el abrigo. Nos pusimos a un lado para no molestar mucho, sin darnos cuenta de que había una señora dando flayers de esos. De todas formas, no la molestábamos. Sin decir absolutamente nada, pero ¡nada! Cogió el abrigo de mi amiga y se lo empezó a poner. Al principio pensé que era una amiga de su madre pero su reacción me hizo ver que era la señora que estaba en el rincón aquel… Inmediatamente nos fuimos de allí, pero la señora nada más meterla el brazo a mi amiga tuvo la santas narices de preguntadla si quería la ayuda –una vez que ya estaba casi puesto- Nos quedamos en shock porque en la vida nos había pasado algo tan alucinante como eso. No sé qué se le pasó a la señora. ¡Imaginaos que se la cae algo importante a mi amiga! ¿Por qué esta señora tiene que tocarla? Encima en medio de una pandemia… ¡inexplicable!

Otra de las cosas que la gente debe saber es que, las personas con discapacidad visual pueden ir solas por la calle también ya sea por su bastón o por su perro guía. ¿Cómo ayudarla si la veis desorientada o que se está a punto de dar con algo? Mirad para empezar, tengo contacto con Realidades Diversas la persona que da cara a esta cuenta se llama Arthemisa y os puede informar muchísimo más de esto que yo, pero lo que yo he aprendido y obviamente lo coherente es que, no gritéis a las personas no hace falta, con dar unos toquecitos en el hombro o en el brazo y ponerte de frente a ellos y explicarles quien eres y que estás viendo es suficiente, porque además os comunico que las personas con esta discapacidad buscan referencias de pareces, farolas o cosas así para orientarse y aunque parezca que lo que hacen es chocarse, lo que realmente hacen es orientarse y ubicarse. En el momento de un paso de peatones, ni se os ocurra cogerla sin más y llevarla al otro lado. Pensad un poco: ¿Qué os pasaría por la cabeza si alguien desconocido os coge de repente y os lleva a un sitio? Yo en su lugar, le meto un bastonazo porque no sé quién es, entended que es extraño cuanto menos. Lo ideal es lo mismo que os he dicho anteriormente, primero os identificáis y le decís a esa persona que ya se ha puesto en verde y si necesita ayuda.

chico joven con gafas de sol silbando guiado por su perro guía y con un bastón

Vamos a pensar en una persona con discapacidad auditiva, por mucho que habléis alto si tiene un problema auditivo total no os va a escuchar y si vocalizáis y exageráis los gestos demasiado la persona no puede leer vuestros labios y puede distorsionar el mensaje, por lo que os recomiendo que os pongáis de frente a esa persona y habléis de manera clara y vocalizando un poco más pero sin llegar a la exageración. Las personas con discapacidad auditiva la mayoría de ellas no hablan no porque sean mudas que bueno, algunas se pueden dar el caso pero la mayoría puede ser que al no escuchar ningún sonido del exterior no son capaces de emitir palabras o sonidos por eso, cuando hablamos de personas sordas también se dicen sordo-mudas porque al no oír no saben emitir sonidos por su voz o si lo hacen son ruidos.

Os pongo toda la información de Arthemisa y Realidades diversas es una cuenta muy enriquecedora y os puede ayudar muchísimo a entender más a las personas con discapacidad auditiva. Espero que os haya gustado y servido. Cualquier duda sobre algo no dudéis en poneros en contacto conmigo, soy totalmente accesible a cualquier comentario o pregunta.

Muestra el twitter de realidades diversas.

Que no os pueda el miedo o el “apuro” de preguntar a una persona con discapacidad porque no nos importa daros cualquier tipo de información o consejo, de verdad.

¡Sed buenos, accesibles, inclusivos y por supuesto diversos!

¡Hasta el próximo día!