LA SOBREPROTECCION PUEDE SER DAÑINA

¡Hola personas diversas! ¿Qué tal ha ido la semana? La mía ha sido un poco caos, hago muchas cosas y no todas me dan tiempo en el día que quiero que me dé tiempo, en fin una que quiere ser productiva y no sabe parar.

Quiero hablar de una cosita bastante preocupante y además que me ha pasado a mí, o sea voy a desnudarme psicológicamente hablando ¡Espero que os sirva!

Bueno, hace unos días puse un post en instagram –que por cierto, somos más diversos cada día ¡me hace inmensamente feliz- Lo que decía, el otro día hable sobre las consecuencias que pueden llevar la sobreprotección, tanto en general como en las personas con discapacidad.

Las personas con discapacidad solemos sufrir más de sobreprotección y esto en cierta manera es comprensible porque las familias no están nunca preparadas para tener a una persona con discapacidad por lo tanto, tienden a sobreproteger y cuidar a esa persona excesivamente. Como he dicho, es totalmente comprensible pero siempre hay que tener un punto de cordura y de saber pedir ayuda según que discapacidad haya obtenido esa persona.

En mi caso me perjudicó bastante la sobreprotección, llegue al mundo con complicaciones y encima el diagnostico no fue bueno, pues el primer médico que mi madre vio le dijo que yo no iba a vivir más de unos meses y que lo que iba a vivir iba a ser de forma vegetal, despues de este diagnóstico mi madre no se quedó a gusto –obviamente- y se fue a buscar otra opinión. Esa segunda opinión le dijo que había un tratamiento que aunque no estaban seguros de que me pudiese funcionar podían probar y efectivamente como veréis funcionó. Los primeros años de vida fui muy feliz no me enteraba de nada era un bebe muy gordito y muy cuqui yo –para que engañaros- Cuando tuve los cinco años, mi pueblo se me quedaba pequeño pues no tenía las suficientes herramientas allí para tener una buena calidad de vida, así que me vine a Madrid. Mi abuelo, que siempre ha sido mi padre y mi abuelo al mismo tiempo ha estado siempre conmigo, pero cuando digo siempre es literal. Me ha llevado al cole, al instituto, a las consultas, ha dormido conmigo cuando me han operado, se ha pasado el día conmigo en el hospital, ha sido literalmente un padre. Hemos sido uña y carne. La única “pega” que le podría poner: Es que ha sido demasiado protector conmigo. No he podido hacer muchas cosas por el simple hecho de que él no me ha dejado o le daba miedo a que me pasara algo y yo, por ignorancia o por complacerle porque era mi figura paterna siempre le he hecho caso. Tened en cuenta que era la persona más importante de mi vida junto a mi madre.

La sobreprotección que he tenido en mi familia hicieron que poco a poco me cerrara más con la gente, era sociable tenía amigos pero me costaba un trabajo enorme relacionarme. He sido muy introvertida, muy pasiva, muy manejable y con poquísimas habilidades sociales, aparte mi autoestima ha estado casi siempre en los suelos. La sobreprotección que mi familia y sobre todo mi abuelo me daba aunque la intención era buena porque me quería y no lo dudo en ningún momento, hicieron que fuera dañina para mí.

Vino el instituto y aunque hubo muchos cambios empiezo poco a poco y con muchísimo miedo a querer decidir sobre mi futuro, tomo decisiones que actualmente me arrepiento como dejar la ESO –mi familia lo acepta- Porque querían lo mejor para mí, pero seguramente lo mejor para mi es que me hubieran exigido más y apretado más los machos ¡En fin! Dejé la ESO y me recomendaron algo más “fácil” para una persona como yo un pcpi de administración. En ese instituto empecé a querer estudiar y seguir avanzando puesto lo que me llamaba más la atención era la atención al público, quería ayudar a personas, orientarlas. Aprobé y saque el título, el problema es que no tenía la ESO y no podía trabajar en ningún lado. Me fui a un instituto de mayores, allí sufrí un año de medio acoso. Los ninis de mi clase hacían ruidos y se reían de mí porque me sobresalto en seguida, real que lo pasé fatal. Finalmente lo conseguí. Quise seguir con lo que había empezado y era administración y pude hacer un grado medio en ese momento mi familia era más consciente de mis necesidades y tenía algo más de libertad, pero aun así no podía salir sola, no podía coger el transporte público sola, tenía que estar pendiente de si podía mi abuelo o mi madre llevarme o no. He de decir que mi madre ha sido más “abierta” que mi abuelo. Empecé a decidir el corte de pelo, el color, la ropa pero tardé años en poder decidir estas pequeñas cosas y aun así tenía que preguntar y tenía tan poca autoestima que tenía que confirmar si estaba bien lo que hacía o no, por juicio propio no lo sabía.

Terminé grado superior, lo odié sinceramente mi “pasión” es ayudar a las personas y lo único que me enseñaba ese ciclo era el estar en un ordenador y teclear. Por suerte me quedé sin plazas para hacer el superior de marketing y comercio y tuve que encontrar rápido un grado superior online privado en Deusto de gestión de redes sociales y Community manager. ¡Me enamoré! Pero… En medio de esto, la persona más importante de mi vida se pone enfermo, le diagnostican cáncer y al año muere y pensé –Estoy sola, no tengo a nadie al que acudir”- Os juro que él era el único con el que yo podía expresarme y abrirme sin miedo, a pesar de su inflexibilidad en otros aspectos él era el que más me escuchaba. Y ahí lo perdí. Al año y poco también perdí a mi abuela, que también era muy importante para mí.

Tuve que resurgir como el ave fénix, no sé de donde saque fuerzas para avanzar pero lo hice, cosí mis alas y empecé a volar… Esto a partir del año 2017, hace nada.

¿Por qué os cuento mi vida? Pues porque me hubiera gustado que mi abuelo me hubiera guiado y acompañado de otra manera, hubiera sabido de lo que era capaz y aunque él lo sabía, porque al final de su vida me dijo que fuera psicóloga, pero no pudo verlo y a mí me costó un montón salir de esa burbuja, de hecho aún me cuesta. La autoestima la estoy trabajando, pero soy consciente de que no la tengo del todo controlada, todavía tengo muchos complejos y mucha porquería en la cabeza. Si esto me hubiera ayudado desde un principio, actualmente estaría superadisimo y hubiera sabido ser más consciente de la verdadera realidad.

Por ello, es tan importante que no haya una sobreprotección excesiva. Las personas con discapacidad no necesitamos sobreprotección sino una buena guía y ayuda sin exceder.

Espero haber ayudado en algo por muy poco que sea con mi historia. Buscad ayuda si no sabéis hacer algo, no pasará nada y dejad que las personas con discapacidad física sean independientes emocional, físicamente y psicológicamente.

Compartid esta entrada a familias o gente que tenga personas con discapacidad a su cargo y gracias nuevamente por leerme.

¡Hasta el próximo día!

AYUDA A LA PERSONA CON DISCAPACIDAD CON COHERENCIA

¡Hola personitas diversas! ¿Cómo está yendo la semana? Os vengo a contar un poco bajo mi experiencia y lo que he podido ver en mí alrededor algunas cositas a tener en cuenta a la hora de querer ayudar a una persona con discapacidad en la calle (en cualquier ámbito).

Antes que nada quiero decir que hay muchísima gente buena que quiere ayudar altruistamente pero, sin darse cuenta de que lo que está haciendo realmente es molestar o no tanto eso sino, crear un momento incomodo e innecesario.

Mujer en silla de ruedas cogiendo el pomo de la puerta. Fondo de la pared y su mono es azul bebé

Una persona con discapacidad de primeras si va a la calle sola es porque gran parte de todo lo que tiene que hacer puede hacérselo sola o simplemente pide ayuda en según qué cosas, hay que normalizar esto desde ya, porque muchas veces los gestos y algunos comentarios indirectos hacen que nos hagáis pensar –al menos a mí- que no entendéis como podemos ir solos por la calle. Si una persona con discapacidad quiere abrir una puerta o quitar una silla de la mesa o cosas así y ves que no puede o que le cuesta mucho trabajo ¡NO SE LO HAGAS! Pregúntaselo, “¿Quieres que te ayude?”. Muchas veces sin decir nada nos abren las puertas o nos quitan la silla –por poner ejemplos básicos- sin decirnos nada y puede que lo que estemos haciendo sea intentarlo o hacerlo a nuestra manera y tened en cuenta que tenemos voz y boca para poder pedir ayuda si en el momento dado no podemos hacerlo y mira diciendo lo de la silla. Se me ha venido a la mente el día que fui al hospital a hacerme análisis y luego fuimos a desayunar a la cafetería que tiene el hospital, el camarero con toda su buena intención quiso quitar la silla y yo confiando en él al intentar colocarme casi me engancho con esa silla porque estaba mal quitada, me la quito a medias por decirlo así. Con esto os quiero decir que a veces la ayuda es más un incordio que una ayuda real. Lo mejor es preguntad si queremos tu ayuda y de ser afirmativa la respuesta preguntadnos como.

A las personas con movilidad reducida nos cuesta dependiendo de qué cosas más trabajo hacedlas o necesitamos más tiempo, si veis a una persona con discapacidad ponerse el abrigo y veis que tarda mucho o que hace “demasiados” esfuerzos vuelvo a decir que no se lo pongáis sin decirla nada, sino preguntad antes si queremos esa ayuda.

Una anécdota muy heavy de esto, es la de un día estando en un centro comercial, habíamos terminado de comer mis amigas y yo. Queríamos ir al parque de en frente del centro comercial pero hacia frio y nos teníamos que poner el abrigo. Nos pusimos a un lado para no molestar mucho, sin darnos cuenta de que había una señora dando flayers de esos. De todas formas, no la molestábamos. Sin decir absolutamente nada, pero ¡nada! Cogió el abrigo de mi amiga y se lo empezó a poner. Al principio pensé que era una amiga de su madre pero su reacción me hizo ver que era la señora que estaba en el rincón aquel… Inmediatamente nos fuimos de allí, pero la señora nada más meterla el brazo a mi amiga tuvo la santas narices de preguntadla si quería la ayuda –una vez que ya estaba casi puesto- Nos quedamos en shock porque en la vida nos había pasado algo tan alucinante como eso. No sé qué se le pasó a la señora. ¡Imaginaos que se la cae algo importante a mi amiga! ¿Por qué esta señora tiene que tocarla? Encima en medio de una pandemia… ¡inexplicable!

Otra de las cosas que la gente debe saber es que, las personas con discapacidad visual pueden ir solas por la calle también ya sea por su bastón o por su perro guía. ¿Cómo ayudarla si la veis desorientada o que se está a punto de dar con algo? Mirad para empezar, tengo contacto con Realidades Diversas la persona que da cara a esta cuenta se llama Arthemisa y os puede informar muchísimo más de esto que yo, pero lo que yo he aprendido y obviamente lo coherente es que, no gritéis a las personas no hace falta, con dar unos toquecitos en el hombro o en el brazo y ponerte de frente a ellos y explicarles quien eres y que estás viendo es suficiente, porque además os comunico que las personas con esta discapacidad buscan referencias de pareces, farolas o cosas así para orientarse y aunque parezca que lo que hacen es chocarse, lo que realmente hacen es orientarse y ubicarse. En el momento de un paso de peatones, ni se os ocurra cogerla sin más y llevarla al otro lado. Pensad un poco: ¿Qué os pasaría por la cabeza si alguien desconocido os coge de repente y os lleva a un sitio? Yo en su lugar, le meto un bastonazo porque no sé quién es, entended que es extraño cuanto menos. Lo ideal es lo mismo que os he dicho anteriormente, primero os identificáis y le decís a esa persona que ya se ha puesto en verde y si necesita ayuda.

chico joven con gafas de sol silbando guiado por su perro guía y con un bastón

Vamos a pensar en una persona con discapacidad auditiva, por mucho que habléis alto si tiene un problema auditivo total no os va a escuchar y si vocalizáis y exageráis los gestos demasiado la persona no puede leer vuestros labios y puede distorsionar el mensaje, por lo que os recomiendo que os pongáis de frente a esa persona y habléis de manera clara y vocalizando un poco más pero sin llegar a la exageración. Las personas con discapacidad auditiva la mayoría de ellas no hablan no porque sean mudas que bueno, algunas se pueden dar el caso pero la mayoría puede ser que al no escuchar ningún sonido del exterior no son capaces de emitir palabras o sonidos por eso, cuando hablamos de personas sordas también se dicen sordo-mudas porque al no oír no saben emitir sonidos por su voz o si lo hacen son ruidos.

Os pongo toda la información de Arthemisa y Realidades diversas es una cuenta muy enriquecedora y os puede ayudar muchísimo a entender más a las personas con discapacidad auditiva. Espero que os haya gustado y servido. Cualquier duda sobre algo no dudéis en poneros en contacto conmigo, soy totalmente accesible a cualquier comentario o pregunta.

Muestra el twitter de realidades diversas.

Que no os pueda el miedo o el “apuro” de preguntar a una persona con discapacidad porque no nos importa daros cualquier tipo de información o consejo, de verdad.

¡Sed buenos, accesibles, inclusivos y por supuesto diversos!

¡Hasta el próximo día!

DIA DE LA MUJER (VERSION DISCAPACITADA)

¡Hola personas diversas! Hoy nos teñimos de morado, hoy es el día internacional de la mujer. Un día muy especial para nosotras, para revindicar con más fuerza nuestros derechos, nuestra igualdad frente a los hombres.

Pero voy a ir más allá, voy a hablaros de la mujer discapacitada.

La mujer discapacitada tenemos el doble de discriminación, por un lado tenemos la discapacidad como tal con todos sus vértices, sus estereotipos, sus prejuicios, sus falsos mitos y luego tenemos la mujer, que tiene hoy en día demasiadas desigualdades frente a los hombres.

Vamos a poner encima de la mesa algunas de esas presuposiciones que la sociedad tiene de nosotras, como mujer con discapacidad.

Yo en mi cuarto con un jersey lila claro y en los laterales de la foto
  • La mujer con discapacidad es más bella que el resto: ¡NO!, todos somos bellos. Además, la belleza es híper subjetiva y muy personal ¿Quién dice que es bella? ¿Quién dice que eres fea? Nadie es más que nadie, los hombres también puede tener la misma belleza que la mujer, no por ser mujer y discapacitada tengamos que llevarnos el piropo de ¡OH que bonita eres! Aparte de que sea con aspecto condescendiente e infantilizado, porque para otras cosas como la publicidad de marcas en televisión y medios digitales no somos tan “bellas”. No necesito tus palabras en referencia a mi belleza. Además, muchos de estos comentarios aparentemente positivos frente a la belleza de una persona, hace que tengamos más presión y menos autoestima hacia nosotras mismas, porque a lo mejor una persona con poco autoestima y con poco control de ella, puede influir mucho esos comentarios. Así que, no los necesitamos y no somos más bellas que nadie, ni menos tampoco.
  • La mujer con discapacidad no puede trabajar en donde ella quiera: Por lo general, en el ámbito de las personas con discapacidad tenemos que trabajar muy duro y demostrar que somos capaces para que nos admitan o para que nuestro entorno sepa que no solo valemos para una sola profesión frente al resto de personas no discapacitadas que no tienen que demostrar nada, simplemente estudian si quieren o no. Pero, las mujeres solemos tener más complicaciones, más adversidades, se nos toma por tontas y a veces, cuando somos adolescentes y tenemos una época mala (que es lo que me pasó a mi) no se preocupan de que avancemos lo ven normal y eligen por nosotras, eligen nuestro futuro o bueno lo intentan porque al final si una mujer tiene capacidad de revindicar sus derechos hace lo que quiere, pero el proceso es muy duro y muy complicado y no todas las mujeres lo consiguen. A parte, en los trabajos tenemos mínimas oportunidades, no todos ni todas tenemos que ir a un centro especial de empleo, las empresas normativas también tienen que emplear a mujeres y hombres con discapacidad. Valemos más que para ser secretarias o teclear en un ordenador.
  • La mujer con discapacidad no tiene relaciones amorosas y no puede ser madre: Mirad esto me repatea enormemente. Aunque tengamos discapacidad, vayamos en silla, muletas, tengamos lo que tengamos tenemos derecho a tener pareja o no (si no queremos) y tenemos derecho a ser madres si así lo deseamos. ¿Por qué tienen que decir que no podemos? ¡Que narices saben! ¿Están en nuestra situación? ¡No! Me revienta mucho el simple hecho de ser mujer y tengamos que tener ese tipo de etiquetas discriminatorias. En cambio en este sentido al hombre si puede tener relaciones amorosas porque se conoce que no hace falta que abra las piernas para meter su cosita (hablando mal, perdón) y tampoco tiene complicaciones para ser padre porque como no lo paré solo lo tiene que cuidar… ¿Verdad? O sea, pero que es esto, todos absolutamente todos tenemos derecho a relaciones afectivas de pareja, además hay millones de prácticas para tener sexo y no tiene por qué ser la convencional y tenemos derecho a ser mamas si así lo deseamos.
  • La mujer con discapacidad es frágil y hay que tener más cuidado: Aquí hay muchas contradicciones, por un lado está la fragilidad como persona y por otro la fragilidad física. La fortaleza física depende mucho de tu musculatura, discapacidad, patología o simplemente de tu estado físico que no tiene por qué ser ni más sano ni menos sano, simplemente tener menos o más fuerza, pero el trato a la mujer no tiene que ser diferente al del hombre o al del resto de personas no discapacitadas. Por otro lado, una persona con discapacidad tampoco tiene que ser frágil, inocente, pasiva, sumisa ¡no! Podemos y somos mujeres luchadoras, con nuestras ambiciones y luchando contra viento y marea para derribar las barreras que se nos ponga para superar e ir a nuestras metas. Cada persona es un maldito mundo, seas hombre, mujer, discapacitado, discapacitada, etc. No somos más frágiles ni necesitamos más cuidado, otra cosa es que necesitamos asistencia de una tercera persona, pero eso no es cuidado eso es un derecho del que también estamos reclamando para ser independientes dentro de nuestra dependencia, no mezclemos conceptos.
  • Las mujeres con discapacidad no pueden vivir solas sin un “hombre fuerte” y al mismo tiempo no podemos tener relaciones sexuales: Hablando de contracciones y de independencia esta es otra de los muchos conceptos que se tiene de la mujer con discapacidad. ¿Cómo es posible que por una parte se le fomente a la mujer de que tiene que tener un hombre para que la mantenga y que al mismo tiempo se la esté diciendo que no tiene derecho a relaciones sexuales? ¿Me explicáis? No tiene ningún sentido, la mujer con discapacidad puede ser independiente sin el hombre o con el si así lo desea ella, pero no porque ella no pueda sino, que ella quiera. La independencia no tiene que ver con el hombre sino, con las ayudas que se nos da y con las oportunidades que se nos brinda, por ello, estamos revindicando nuestro derecho laboral y nuestro derecho dicho anteriormente a la asistencia personal.

Una vez más gracias por leerme y compartirme en redes sociales, sois todos y todas un amor y hagamos que todos los días sea el día de la igualdad de género y sexual, necesitamos mucho trabajo para llegar a tener la igualdad que se desea y el respeto que se está pidiendo.

Ojalá celebremos algún año este día como el ultimo, porque ese año será el día de la inclusión e igualdad de todos y todas, ese año solo ese será un día para celebrar, mientras tanto revindiquemos y hablemos, pongámonos unos altavoces. Hoy y siempre.

Podéis compartir esta entrada en vuestras redes me haría inmensamente feliz, también podéis decirme que os ha parecido y si me he dejado algo que seguro que sí. Podéis comentarme lo que queráis, cualquier duda, sugerencia, petición, etc.

¡Nos vemos la próxima vez!