8 de Marzo: Día de la mujer.

¡Hola personas diversas! Hoy día de la mujer quiero ponerme a hablar de la mujer con discapacidad.

La discapacidad ya genera una discriminación por las múltiples razones que os voy contando a través de mis redes sociales, sin embargo, si eres una mujer con discapacidad ya la discriminación es el doble. Primero por ser discapacitada -este término lo uso porque me siento identificada con él, cada uno es libre de elegir el término con el que se identifique- y segundo por ser mujer.

Hoy en día hemos mejorado bastante en el tema de los derechos de la mujer y del erradicar el machismo, aunque aún hay un larguísimo camino que recorrer, por desgracia.

¿pero que nos pasa a las mujeres que tenemos discapacidad? ¿Por qué decimos que estamos doblemente discriminadas? Yo os lo explico.

La mujer con discapacidad estamos doblemente expuestas a la infantilidad de la sociedad, esto quiere decir que, si yo como mujer voy con un hombre a mi lado con discapacidad, voy a tener mas posibilidades de que la persona que nos atienda o nos vea por la calle me hable antes a mi de forma infantil que a mi amigo o acompañante aun teniendo discapacidad. No lo digo por decir, me ha ocurrido. ¿Y por qué? Por ser mujer, porque socialmente una mujer con discapacidad es mas frágil, más sensible, bla, bla, bla.

Otra de las cosas por las que estamos doblemente discriminadas es que por el hecho de ser mujer y tener discapacidad socialmente se crea el efecto de sobreprotección hacia nosotras, por ejemplo, el típico comentario de: “¿Tienes a alguien que te ayude?” “Busca a alguien que te pueda ayudar con la casa” “Cógete a un tío que te sepa manejar” Está ultima me mata, pero he oído este tipo de comentarios asquerosos hacia mi persona o hacia terceros, ¿Qué somos? ¿objetos? ¿Que por tener discapacidad y ser mujer ya valgo menos que otra persona?

Si nos da la gana tendremos a alguien que nos ayude, si nos da la gana cogeremos al tío o tía -porque también podemos tener diferentes orientaciones sexuales- que nos complemente pero no que nos “sepa manejar” Si nos da la gana cocinaremos, plancharemos, arreglaremos la casa nosotras y si por nuestra discapacidad no podemos decidiremos nosotras a quien contratar para que nos ayude con la misma, Si tenemos marido o novio no es para que éste sea nuestro criado, sino para que nos complementemos y nos queramos mutuamente, porque las mujeres con discapacidad somos igual de mujeres que el resto, tenemos los mismos derechos y las mismas obligaciones y se nos ha de respetar de igual manera que al resto de personas.

Basta ya de infravalorarnos, basta ya de decir que mentimos cuando decimos que un tio tenga o no discapacidad- nos ha mirado de forma sexual por el simple hecho de tener discapacidad porque también por desgracia somos violadas y abusadas no estamos exentas en esto por tener discapacidad, basta ya de aconsejarnos que no tengamos hijos por nuestra situación, porque muchas veces nuestra discapacidad no nos impide a tenerlos ni a ser buenas madres, basta ya con compararnos con otras mujeres tengan o no discapacidad, somos bonitas y diversas, los cuerpos perfectos no existen. Y sobre todo basta ya con posicionarnos como débiles o frágiles y con decidir que tipo de empleo es apto para nosotras porque eso nos incumbe solo a nosotras.

Hoy no es un día de lucha único, sino son todos los días del año los que tenemos que luchar para que la desigualdad de género se erradique.

Por nosotras, por vosotras y por las que vengan.

💜

foto de fondo de colores y en un rectángulo blanco con letras moradas pone: 8 de Marzo dia de la mujer y abajo en letras pequeñas y negras pone: La lucha es todos los dias del año.

DIA DE LA MUJER (VERSION DISCAPACITADA)

¡Hola personas diversas! Hoy nos teñimos de morado, hoy es el día internacional de la mujer. Un día muy especial para nosotras, para revindicar con más fuerza nuestros derechos, nuestra igualdad frente a los hombres.

Pero voy a ir más allá, voy a hablaros de la mujer discapacitada.

La mujer discapacitada tenemos el doble de discriminación, por un lado tenemos la discapacidad como tal con todos sus vértices, sus estereotipos, sus prejuicios, sus falsos mitos y luego tenemos la mujer, que tiene hoy en día demasiadas desigualdades frente a los hombres.

Vamos a poner encima de la mesa algunas de esas presuposiciones que la sociedad tiene de nosotras, como mujer con discapacidad.

Yo en mi cuarto con un jersey lila claro y en los laterales de la foto
  • La mujer con discapacidad es más bella que el resto: ¡NO!, todos somos bellos. Además, la belleza es híper subjetiva y muy personal ¿Quién dice que es bella? ¿Quién dice que eres fea? Nadie es más que nadie, los hombres también puede tener la misma belleza que la mujer, no por ser mujer y discapacitada tengamos que llevarnos el piropo de ¡OH que bonita eres! Aparte de que sea con aspecto condescendiente e infantilizado, porque para otras cosas como la publicidad de marcas en televisión y medios digitales no somos tan “bellas”. No necesito tus palabras en referencia a mi belleza. Además, muchos de estos comentarios aparentemente positivos frente a la belleza de una persona, hace que tengamos más presión y menos autoestima hacia nosotras mismas, porque a lo mejor una persona con poco autoestima y con poco control de ella, puede influir mucho esos comentarios. Así que, no los necesitamos y no somos más bellas que nadie, ni menos tampoco.
  • La mujer con discapacidad no puede trabajar en donde ella quiera: Por lo general, en el ámbito de las personas con discapacidad tenemos que trabajar muy duro y demostrar que somos capaces para que nos admitan o para que nuestro entorno sepa que no solo valemos para una sola profesión frente al resto de personas no discapacitadas que no tienen que demostrar nada, simplemente estudian si quieren o no. Pero, las mujeres solemos tener más complicaciones, más adversidades, se nos toma por tontas y a veces, cuando somos adolescentes y tenemos una época mala (que es lo que me pasó a mi) no se preocupan de que avancemos lo ven normal y eligen por nosotras, eligen nuestro futuro o bueno lo intentan porque al final si una mujer tiene capacidad de revindicar sus derechos hace lo que quiere, pero el proceso es muy duro y muy complicado y no todas las mujeres lo consiguen. A parte, en los trabajos tenemos mínimas oportunidades, no todos ni todas tenemos que ir a un centro especial de empleo, las empresas normativas también tienen que emplear a mujeres y hombres con discapacidad. Valemos más que para ser secretarias o teclear en un ordenador.
  • La mujer con discapacidad no tiene relaciones amorosas y no puede ser madre: Mirad esto me repatea enormemente. Aunque tengamos discapacidad, vayamos en silla, muletas, tengamos lo que tengamos tenemos derecho a tener pareja o no (si no queremos) y tenemos derecho a ser madres si así lo deseamos. ¿Por qué tienen que decir que no podemos? ¡Que narices saben! ¿Están en nuestra situación? ¡No! Me revienta mucho el simple hecho de ser mujer y tengamos que tener ese tipo de etiquetas discriminatorias. En cambio en este sentido al hombre si puede tener relaciones amorosas porque se conoce que no hace falta que abra las piernas para meter su cosita (hablando mal, perdón) y tampoco tiene complicaciones para ser padre porque como no lo paré solo lo tiene que cuidar… ¿Verdad? O sea, pero que es esto, todos absolutamente todos tenemos derecho a relaciones afectivas de pareja, además hay millones de prácticas para tener sexo y no tiene por qué ser la convencional y tenemos derecho a ser mamas si así lo deseamos.
  • La mujer con discapacidad es frágil y hay que tener más cuidado: Aquí hay muchas contradicciones, por un lado está la fragilidad como persona y por otro la fragilidad física. La fortaleza física depende mucho de tu musculatura, discapacidad, patología o simplemente de tu estado físico que no tiene por qué ser ni más sano ni menos sano, simplemente tener menos o más fuerza, pero el trato a la mujer no tiene que ser diferente al del hombre o al del resto de personas no discapacitadas. Por otro lado, una persona con discapacidad tampoco tiene que ser frágil, inocente, pasiva, sumisa ¡no! Podemos y somos mujeres luchadoras, con nuestras ambiciones y luchando contra viento y marea para derribar las barreras que se nos ponga para superar e ir a nuestras metas. Cada persona es un maldito mundo, seas hombre, mujer, discapacitado, discapacitada, etc. No somos más frágiles ni necesitamos más cuidado, otra cosa es que necesitamos asistencia de una tercera persona, pero eso no es cuidado eso es un derecho del que también estamos reclamando para ser independientes dentro de nuestra dependencia, no mezclemos conceptos.
  • Las mujeres con discapacidad no pueden vivir solas sin un “hombre fuerte” y al mismo tiempo no podemos tener relaciones sexuales: Hablando de contracciones y de independencia esta es otra de los muchos conceptos que se tiene de la mujer con discapacidad. ¿Cómo es posible que por una parte se le fomente a la mujer de que tiene que tener un hombre para que la mantenga y que al mismo tiempo se la esté diciendo que no tiene derecho a relaciones sexuales? ¿Me explicáis? No tiene ningún sentido, la mujer con discapacidad puede ser independiente sin el hombre o con el si así lo desea ella, pero no porque ella no pueda sino, que ella quiera. La independencia no tiene que ver con el hombre sino, con las ayudas que se nos da y con las oportunidades que se nos brinda, por ello, estamos revindicando nuestro derecho laboral y nuestro derecho dicho anteriormente a la asistencia personal.

Una vez más gracias por leerme y compartirme en redes sociales, sois todos y todas un amor y hagamos que todos los días sea el día de la igualdad de género y sexual, necesitamos mucho trabajo para llegar a tener la igualdad que se desea y el respeto que se está pidiendo.

Ojalá celebremos algún año este día como el ultimo, porque ese año será el día de la inclusión e igualdad de todos y todas, ese año solo ese será un día para celebrar, mientras tanto revindiquemos y hablemos, pongámonos unos altavoces. Hoy y siempre.

Podéis compartir esta entrada en vuestras redes me haría inmensamente feliz, también podéis decirme que os ha parecido y si me he dejado algo que seguro que sí. Podéis comentarme lo que queráis, cualquier duda, sugerencia, petición, etc.

¡Nos vemos la próxima vez!