¿qUÉ ES UN DEVOTEE Y EL DEVOTISMO?

¡Hola mis personitas diversas! ¿Cómo estáis? Espero que os esté yendo muy bien. Os vengo a hablar de un concepto y de un grupo de personas que no me acordaba que existían pero que yo misma he conocido a gente con esta peculiaridad.

¿Qué es el devotismo? Es una parafilia sexual que sugiere que los sujetos que tienen esta parafilia pueden tener diversas formas de comportamiento sexual atípico. Aparece en los primeros años de vida hasta la adolescencia aunque en algunos casos esta atracción funciona como una seudoparafilia porque muchos de ellos no llegan a concretar sus fantasías a lo largo de toda su vida. Se caracteriza por tener deseo afectivo-sexual por las personas con discapacidad física.

Ahora bien, ¿Qué es un devotee? Es una persona a la que le atrae físicamente las personas con discapacidad y le gusta relacionarse con ella de manera afectiva, emocional, sexual o indirectamente. La atracción de estas personas va desde observar rasgos corporales de una persona con discapacidad, por ejemplo un muñón o una silla de ruedas en su conjunto hasta la manera de cómo se desenvuelve esa persona con discapacidad en las actividades diarias y en el caso de la interacción directa, hacer actividades conjuntamente relacionadas con la discapacidad. Como por ejemplo, empujar la silla de ruedas de la persona con discapacidad.

Cada devotee en la mayoría de los casos se siente atraídos por un tipo de discapacidad específicos. Otra cosa clara que hay que destacar es que, no todas las personas que se relacionan afectivamente con personas con discapacidad son devotees.

Para ser un devotee se debe establecer una particularidad, ver a la discapacidad como un plus añadido que envuelva a la persona con discapacidad, en cada caso preferente del devotee.

Otra cosa a tener en cuenta es que no todas las personas con discapacidad tengan que gustar a un devotee si o si, son personas y como cada persona debe de surgir un feeling en todos los aspectos.

Respecto al concepto el devotismo solo incluye a las personas con discapacidad física, no a la psíquica, ni mental.

Cuando le he comentado a alguna de mis amigas que he conocido a un devotee y que es este término, me han dicho “que miedo” para nada, evidentemente cada persona tiene sus propias intenciones puede que des con una persona que solo quiera tener sexo contigo por tener discapacidad o puede que esa persona quiera una relacion más duradera como cualquier otra, lo importante es conocer las características informarse sobre este término que para mí hasta hace unos años era nuevo y asegurarse de que ambas personas vais al mismo compas y queréis las mismas cosas el uno del otro. También, es importante saber que si una persona con discapacidad ve que el devotee va con unas intenciones en las que no encaja puede decirle que no perfectamente porque no le va a obligar ni a forzar.

La mayoría de las personas no son ni depredadores sexuales, ni enfermos mentales ni nada parecido son personas normales que bueno, tienen este gusto más desarrollado ¡sin más! No hay que tenerles miedo ni evitarles.

¡No tengáis miedo a lo nuevo! Descubrir personas y conceptos diferentes nos enriquece y nos alimenta de nuevas experiencias y nos ayuda a evolucionar.

una pareja de diferente sexo agarrados de la mano. la chica le falta la pierna y va con una muleta

Recordar que tengo otras redes sociales que están por la página web y que os podéis suscribir para que toda la información os llegue los primeros.

¡Feliz semana familia diversa! ¡Nos vemos en la próxima entrada!

Especial

Hola mis personitas diversas, ¿Cómo estáis? Espero que hayáis pasado un fin de semana fantástico aunque haya llovido. Hoy os quiero hablar de los diferentes significados que hay en algunas palabras en nuestro vocabulario.

Nuestro vocabulario es muy enriquecedor y poético pues de una palabra podemos sacar varios significados dependiendo del contexto en que se use. El problema viene cuando una palabra se usa en el contexto equivocado. Una palabra como “especial” que aparentemente significa que algo o alguien tienen un aura diferente y bonito al resto, cuando se refiere a las personas con discapacidad es negativo.

¿Por qué una palabra tan bonita y con tanto significado puede resultar tan negativo para un determinado grupo de personas?

Dibujo de un niño en silla de ruedas jugando al baloncesto
dibujo de un niño jugando al baloncesto en silla de ruedas

Bueno, cuando decimos que una persona con discapacidad es especial no solemos referirnos a la persona, o sea, a que esa persona es especial para nosotros que nos aporta algo bonito a nuestra vida ya sea porque la conocemos o porque tiene una esencia única para nosotros, sino que realmente se dice por la propia discapacidad y eso es contradictorio. Las personas con discapacidad no somos especiales por tener discapacidad, seremos especiales por otros aspectos o quizás no, pero nuestra discapacidad no nos hace especiales.

Especial es alguien que nos envuelve su personalidad y nos atrapa por dentro, cuando ves un arte que pocos tienen en esa persona o simplemente cuando esa persona habla contigo con solo mirarla y os entendéis eso, para mi es especial.

Las personas con discapacidad, algunas tendremos talento, tendremos carisma y personalidad única no digo que no, pero no por tener discapacidad, sino por ser personas con algo dentro que nos haga especiales, tened esto muy claro.

dibujo de una persona con discapacidad tocando la guitarra
dibujo de una persona con discapacidad tocando

 Identifiquemos el verdadero significado de aquellas palabras que tienen un doble significado en cada contexto y usémoslas adecuadamente para no crear conflictos y rechazos hacia esas palabras. Nuestro vocabulario es muy rico, tenemos una importante herramienta de comunicación que en muchos paises no la tendrán tan desarrollada. No la desaprovechemos y seamos conscientes de lo que tenemos.

No cuesta nada analizar nuestras palabras y saber lo que significan para nosotros y tampoco nos cuesta nada empatizar y pensar que nuestro vocabulario el de cada uno no es el mismo que el de al lado, nuestras expresiones podemos haberlas adquirido por nuestras familias, amigos, conocido o por los libros que hayamos leído entre otras cosas y otras personas haber adquirido otras distintas, lo dicho, nuestro lenguaje es muy rico y hay miles de significados en él, solo hay que saber dónde usar cada palabra y eso ahora es muy fácil.

 Espero haber ayudado y transmitido el mensaje que quería lanzar en esta entrada. No somos especiales por nuestra condición sino, por la persona que somos, no lo olvidéis.

Gracias por leerme de nuevo y decidme si estáis de acuerdo conmigo… ¡Os espero la próxima vez!

Seguidme en mis redes sociales y escribirme si tenéis alguna sugerencia, duda o tema que queráis que hable.

¿SEPARAmos ROLES sociales?

¡Hola mis personitas diversas! ¿Cómo estáis? En mi último post de instagram hablé sobre uno de los prejuicios o errores que tienen algunas personas al pensar que el ser pareja de una persona con discapacidad es sinónimo de cuidarle y básicamente ser su asistente o asistenta personal. Es un error muy común porque de esto sí que no se habla nada ni se ve tampoco entonces al no tener ningún tipo de referencias pues el prejuicio es aún mayor.

Las personas con discapacidad y que además somos dependientes o sea, que necesitamos de una tercera persona como en mi caso, que la necesito en momentos puntuales nos cuesta un potosí encontrar pareja y si nos ponemos a indagar más solemos ser las mujeres las que sufrimos más este tipo de prejuicio, aunque bueno, hay de todo al final. Nos cuesta tanto por la falsa creencia que se tiene que “el ser una pareja de otra persona con dependencia al final voy a tener que cuidarla más y ser su asistente”, ¡No! Es un error muy grande el pensar así.

Una persona con movilidad reducida tiene derecho a una asistencia personal, pero eso no significa que cuando tenga pareja esa asistencia sea eliminada y sea la misma pareja la que le de este servicio. Hay que ir separando roles sociales, la asistente o el asistente personal va a estar ayudando a aquella persona con movilidad reducida y la pareja va a hacer la función de pareja. Otra cosa es que ambos como pareja haya comunicación, que la debe de haber y se establezca una serie de ayudas por parte de la pareja, en el caso de que vivan juntos, pero esto se tiene que ver como “vale, te ayudo a acostarte y tú me ayudas a hacer la cama” o a lo que pueda esa persona y de manera positiva. Porque las parejas, amigos y amigas tienen que dar y recibir de ambas partes, ser una relacion sana y equilibrada. Al final, se trata de conocer a las personas y si tú conoces a una persona con discapacidad, te atrae y te gusta en cuanto a personalidad y luego te das cuenta de que es dependiente en ciertas cosas, no limites tu propia felicidad, habla con esa persona, poco a poco si una relacion llega a mas, veréis la manera de solucionar “los problemas” que en su momento parecían imposibles y complicados.

Dos personas andando por la calle, una de ellas va en silla eléctrica y la otra no.

Este prejuicio se da porque como he dicho anteriormente no hay representación televisiva ni medios sociales y cuando la hay la ponen de tal manera de que la pareja sin discapacidad es el “héroe”, el “ángel divino”, el “alma caritativa” por querer y “cuidar” a una persona con discapacidad y a la persona con discapacidad se la dice que tiene que estar súper contenta o contento por tener a la otra persona ahí a su lado, como diciendo: “No te quejes, que para alguien que no le importa tu discapacidad y te quiere así…” Es como ¿Por qué? ¿Qué necesidad hay de presentar a una pareja de lo más normal de tal manera?

Un chico en silla de ruedas agarrado sexualmente a una chica sin discapacidad haciéndose una foto

Todos tenemos derecho a amar y ser amados el problema es la barrera social que como siempre acribilla cuales avispas asesinas el concepto del amor. Socialmente, la pareja sin discapacidad que se junta con otra con discapacidad es obligada para que cumpla como asistente, para cuidar a la otra persona, además fijaros hasta qué punto y nivel lleva esto y es que también se le considera a esa persona sin discapacidad poco activo sexualmente, porque claro “como va a hacer el amor con una persona con discapacidad” Eliminemos todos estos conceptos de una vez, hacen daño, discriminan y hacen que el concepto del amor sea superficial y sin sentido.

Recordad: Las personas dependientes tendrán su asistencia personal adecuada y cuando tengan pareja estos dos roles sociales se separan y la asistencia personal será para el asistente, salvo que se pacte entre la pareja algunas condiciones y el rol de la pareja será de pareja. No es obligatorio ni está mal, ni es mala persona que la pareja sin discapacidad no ayude todo el rato a la otra parte que si tiene discapacidad. Siempre hay que tener una buena comunicación y dejarse llevar por los acontecimientos, primero vamos a ver qué tal nos va como noviazgo, despues si queremos a ver qué tal el vivir juntos y así sucesivamente… Eliminemos conceptos y prejuicios que lo único que hacen es que sea todo más complicado y limitan la felicidad de todas las personas cuando está no debería.

SEPARA ROLES, CONOCE A LAS PERSONAS Y NO TE ANTICIPES.

Si te a gustado esta entrada no olvides suscribirte y enterarte de primera mano de mis entradas y si quieres de seguirme en mis redes sociales. Cuantas mas personas diversas, mas pronto seremos capaces de combatir con las barreras que nos impiden que este mundo sea diverso e inclusivo.

¡Gracias por leerme! ¡Hasta el próximo día!

LA SOBREPROTECCION PUEDE SER DAÑINA

¡Hola personas diversas! ¿Qué tal ha ido la semana? La mía ha sido un poco caos, hago muchas cosas y no todas me dan tiempo en el día que quiero que me dé tiempo, en fin una que quiere ser productiva y no sabe parar.

Quiero hablar de una cosita bastante preocupante y además que me ha pasado a mí, o sea voy a desnudarme psicológicamente hablando ¡Espero que os sirva!

Bueno, hace unos días puse un post en instagram –que por cierto, somos más diversos cada día ¡me hace inmensamente feliz- Lo que decía, el otro día hable sobre las consecuencias que pueden llevar la sobreprotección, tanto en general como en las personas con discapacidad.

Las personas con discapacidad solemos sufrir más de sobreprotección y esto en cierta manera es comprensible porque las familias no están nunca preparadas para tener a una persona con discapacidad por lo tanto, tienden a sobreproteger y cuidar a esa persona excesivamente. Como he dicho, es totalmente comprensible pero siempre hay que tener un punto de cordura y de saber pedir ayuda según que discapacidad haya obtenido esa persona.

En mi caso me perjudicó bastante la sobreprotección, llegue al mundo con complicaciones y encima el diagnostico no fue bueno, pues el primer médico que mi madre vio le dijo que yo no iba a vivir más de unos meses y que lo que iba a vivir iba a ser de forma vegetal, despues de este diagnóstico mi madre no se quedó a gusto –obviamente- y se fue a buscar otra opinión. Esa segunda opinión le dijo que había un tratamiento que aunque no estaban seguros de que me pudiese funcionar podían probar y efectivamente como veréis funcionó. Los primeros años de vida fui muy feliz no me enteraba de nada era un bebe muy gordito y muy cuqui yo –para que engañaros- Cuando tuve los cinco años, mi pueblo se me quedaba pequeño pues no tenía las suficientes herramientas allí para tener una buena calidad de vida, así que me vine a Madrid. Mi abuelo, que siempre ha sido mi padre y mi abuelo al mismo tiempo ha estado siempre conmigo, pero cuando digo siempre es literal. Me ha llevado al cole, al instituto, a las consultas, ha dormido conmigo cuando me han operado, se ha pasado el día conmigo en el hospital, ha sido literalmente un padre. Hemos sido uña y carne. La única “pega” que le podría poner: Es que ha sido demasiado protector conmigo. No he podido hacer muchas cosas por el simple hecho de que él no me ha dejado o le daba miedo a que me pasara algo y yo, por ignorancia o por complacerle porque era mi figura paterna siempre le he hecho caso. Tened en cuenta que era la persona más importante de mi vida junto a mi madre.

La sobreprotección que he tenido en mi familia hicieron que poco a poco me cerrara más con la gente, era sociable tenía amigos pero me costaba un trabajo enorme relacionarme. He sido muy introvertida, muy pasiva, muy manejable y con poquísimas habilidades sociales, aparte mi autoestima ha estado casi siempre en los suelos. La sobreprotección que mi familia y sobre todo mi abuelo me daba aunque la intención era buena porque me quería y no lo dudo en ningún momento, hicieron que fuera dañina para mí.

Vino el instituto y aunque hubo muchos cambios empiezo poco a poco y con muchísimo miedo a querer decidir sobre mi futuro, tomo decisiones que actualmente me arrepiento como dejar la ESO –mi familia lo acepta- Porque querían lo mejor para mí, pero seguramente lo mejor para mi es que me hubieran exigido más y apretado más los machos ¡En fin! Dejé la ESO y me recomendaron algo más “fácil” para una persona como yo un pcpi de administración. En ese instituto empecé a querer estudiar y seguir avanzando puesto lo que me llamaba más la atención era la atención al público, quería ayudar a personas, orientarlas. Aprobé y saque el título, el problema es que no tenía la ESO y no podía trabajar en ningún lado. Me fui a un instituto de mayores, allí sufrí un año de medio acoso. Los ninis de mi clase hacían ruidos y se reían de mí porque me sobresalto en seguida, real que lo pasé fatal. Finalmente lo conseguí. Quise seguir con lo que había empezado y era administración y pude hacer un grado medio en ese momento mi familia era más consciente de mis necesidades y tenía algo más de libertad, pero aun así no podía salir sola, no podía coger el transporte público sola, tenía que estar pendiente de si podía mi abuelo o mi madre llevarme o no. He de decir que mi madre ha sido más “abierta” que mi abuelo. Empecé a decidir el corte de pelo, el color, la ropa pero tardé años en poder decidir estas pequeñas cosas y aun así tenía que preguntar y tenía tan poca autoestima que tenía que confirmar si estaba bien lo que hacía o no, por juicio propio no lo sabía.

Terminé grado superior, lo odié sinceramente mi “pasión” es ayudar a las personas y lo único que me enseñaba ese ciclo era el estar en un ordenador y teclear. Por suerte me quedé sin plazas para hacer el superior de marketing y comercio y tuve que encontrar rápido un grado superior online privado en Deusto de gestión de redes sociales y Community manager. ¡Me enamoré! Pero… En medio de esto, la persona más importante de mi vida se pone enfermo, le diagnostican cáncer y al año muere y pensé –Estoy sola, no tengo a nadie al que acudir”- Os juro que él era el único con el que yo podía expresarme y abrirme sin miedo, a pesar de su inflexibilidad en otros aspectos él era el que más me escuchaba. Y ahí lo perdí. Al año y poco también perdí a mi abuela, que también era muy importante para mí.

Tuve que resurgir como el ave fénix, no sé de donde saque fuerzas para avanzar pero lo hice, cosí mis alas y empecé a volar… Esto a partir del año 2017, hace nada.

¿Por qué os cuento mi vida? Pues porque me hubiera gustado que mi abuelo me hubiera guiado y acompañado de otra manera, hubiera sabido de lo que era capaz y aunque él lo sabía, porque al final de su vida me dijo que fuera psicóloga, pero no pudo verlo y a mí me costó un montón salir de esa burbuja, de hecho aún me cuesta. La autoestima la estoy trabajando, pero soy consciente de que no la tengo del todo controlada, todavía tengo muchos complejos y mucha porquería en la cabeza. Si esto me hubiera ayudado desde un principio, actualmente estaría superadisimo y hubiera sabido ser más consciente de la verdadera realidad.

Por ello, es tan importante que no haya una sobreprotección excesiva. Las personas con discapacidad no necesitamos sobreprotección sino una buena guía y ayuda sin exceder.

Espero haber ayudado en algo por muy poco que sea con mi historia. Buscad ayuda si no sabéis hacer algo, no pasará nada y dejad que las personas con discapacidad física sean independientes emocional, físicamente y psicológicamente.

Compartid esta entrada a familias o gente que tenga personas con discapacidad a su cargo y gracias nuevamente por leerme.

¡Hasta el próximo día!