Situación Capacitista y discriminatoria| Experiencias.

¡Hola mis personitas diversas! Comenzamos la temporada comentando una situación capacitista y súper discriminatoria que pasó el pasado sábado 11 de septiembre del 2021.

Estaba con una amiga pasando el día, fuimos al museo del ferrocarril, que por cierto, está muy adaptado e interesante y algunos días hay mercadillos donde venden cosas artesanales, ropa, libros un popurrí de cosas muy bonitas.

El caso es que después de eso, fuimos a comer al centro de Madrid, más concretamente a la zona de Callao. Decidimos ir al ginos y fuimos a uno que está en la calle Gran Vía, 43, 28013 Madrid un local doble, porque por una parte está el Vips con su terraza en frente y por otra el ginos en cuestión. Aquí es donde ocurre la tragedia capacitista.

Para empezar, había un mini escalón, salvable ¿Cuál era el problema? Que había una bicicleta de un repartidor justo tapando la parte mas pequeña del escalón. Yo intente un par de veces pasar pero ni modo, la bicicleta me tapaba, casi la doy cosa que no me importó en absoluto porque no debería de estar ahí y justo en ese momento sale el repartidor diciéndome “cuidado, cuidado” y yo bueno, si… Finalmente nos pusimos a la cola, dicho sea de paso que nos tocó esperar super poco porque había menos cola que en el vips, nada mas verme la señora que decía si pasábamos o no, me miro con una cara de desprecio y de desaprobación como diciendo “¿Y esta que hace aquí?” Mirando hacia mi silla. Mi amiga y yo flipamos un poco pero quisimos dejarlo pasar, al final queríamos comer y seguir pasando un buen rato. A los 5 o 10 minutos de haberse ido la señora, nos dice que no hay mesas libres, que habían todos empezado a comer cuando eso era mentira, estaban saliendo gente del restaurante, o sea que había mesas libres y que mi silla no cabía en el local o mesas.

Nos quedamos paradas unos segundos, mi amiga la pregunto que si íbamos a tardar mucho en esperar y nos dijo que no sabía.  Os juro que me quedé en shock, no supe cómo reaccionar en mi cabeza sabía que estaba mal lo que estaba pasando y que tenía que hacer algo, pero mi cuerpo no podía hacer movimiento alguno y mis palabras no me salían. Una situación asi no me había pasado nunca, quizá por ese motivo sea por lo que no pude reaccionar. Al salir y sentarnos en la terraza del vips que hay si que pudimos comer bien y todo normal. Dijimos de poner una reclamación, pero mi amiga no quiso y yo no sé muy bien cuál es el procedimiento.  Según ella, al pedir una hoja de reclamaciones en la misma hoja te pide un lugar en donde tener que ir con la hoja rellenada para verificarla pero no solo eso, sino que tienes que pagar (no sé cuánto) para que finalmente quede constancia y sea válida. Mi amiga no quiso que yo hiciese todo eso por esa estúpida, pero es verdad que pensándolo en frio tendría que haberlo hecho, porque me ha pasado a mí y la puede pasar a otra persona igual. Estas situaciones se tienen que denunciar y reclamar.

Aun asi lo puse por redes sociales, Instagram, twitter, TikTok… y Ginos me comento en varias redes sociales pidiéndome disculpas y dándome una página para reclamar la situación y según ellos me llamarían de atención al cliente. Aun no me han llamado, ni escrito…

Lo que sí sé seguro es que la próxima vez pediré mi hoja de reclamaciones y si hace falta llamaré a la policía, porque esta señora quedara impune y sin ningún tipo de sanción seguramente, pero yo me quedo con esa mala experiencia. Y no puede seguir pasando.

Denunciar, reclamar vuestros derechos, solo así sabrán que existimos.