Restaurantes accesibles en Madrid

¡Mis personitas diversas! ¿Cómo estáis? Quería haceros unas recomendaciones que espero que os vayan bien sobre unos restaurantes accesibles en Madrid, que es la ciudad en la que vivo. Muchas veces nos vemos en situaciones de desesperación por encontrar restaurantes accesibles para personas con discapacidad ¡Algo que tendría que estar ya superado! Pero no… Hay un larguísimo camino por recorrer.

Como he dicho, viene el verano y como tal las actividades de ocio, os voy a presentar tres opciones para mi muy buenas de restaurantes accesibles, económicos y de buena calidad.

Claroscuro: Cuenta con una entrada llana por si quieres comer dentro pero también tiene una terraza bastante recogida y estilo césped, muy chula. La decoración de dentro del restaurante es una pasada, llenos de espejos, bastante amplio ya no solo para meter la silla sino, para maniobrar, el ambiente y el espacio absolutamente inmejorable. Termino por el trato del servicio, para quien no lo sepa las personas con discapacidad nos quejamos muchas veces del trato que nos dan algunas personas de servicio cuando vamos a cualquier restaurante, capacitista, paternalistas, si vamos con otras personas pues para ellos no existimos y un largo etc. Pero aquí, no pudo ser mejor. Sentimos normalidad en todo momento, ni un ápice de todo lo que os he comentado anteriormente, me emocione y me dio muchísima alegría pero luego a la larga cuando lo pienso digo: “Pero Irene si es lo normal” Si, que te traten como a una persona más debería ser normal, pero amigos… aun no lo tenemos integrado. La calidad de la comida era y es deliciosa, no puede ser más apetitosa. El tipo de comida que hacen es del estilo mediterránea. De verdad que un maravilla, cuando fui me puse las botas.

Esta divinidad de restaurante está en la calle Velázquez 31, hay un autobús justo en frente cruzando la acera.

La canica: Otro de los pocos restaurantes que cumplen con los requisitos de restaurante accesible. En la entrada había una rampa para poder subir, despues el espacio y el sitio bastante amplio para sillas de ruedas, el estilo y el ambiente del restaurante no puede ser más precioso y elegante, parece que entras en otra época. El trato al igual que el primero también estuvo súper normalizado, aunque sí que llamábamos más la atención del servicio, pero el trato con nosotras fue maravillosamente bueno. La comida de muy buena calidad y muy sabrosa, una presentación bastante buena y sofisticada. Actualmente en su página web pone que están cerrados debido a un incendio de cocina pero que en seguida se pondrán de nuevo en marcha, espero que podáis ir pronto y disfrutéis de su gastronomía y cambio de tiempo.

El lugar en donde lo podéis encontrar está en: Av. de los Andes, 25 al lado del corte ingles del campo de las naciones. Hay autobuses muy cerca del restaurante.  Sin duda volveré en cuanto se pueda y digan, ¿Y vosotros?

Ochenta grados: A lo mejor no entendéis el por qué os recomiendo este restaurante, aun así os lo voy a explicar. Este restaurante al que fuimos estaba en Las Tablas pero hay otro en Castellana, Grados Pozuelo y en Malasaña. Al que fui había dos entradas una inaccesible y otra accesible. En la entrada accesible nos vimos (mi amiga y yo) con el problema de que las mesas estaban muy altas, pero tuvimos “la suerte” de que mi silla se puede subir al menos un metro y mi amiga se puede mover con más o menos movilidad y soltura para sentarse en otra silla y subir. En la otra entrada no accesible, las mesas eran de un tamaño normal, estándar (lógica ninguna, lo sé). Reservamos con antelación, dijimos que estábamos en sillas de ruedas, aun así nadie dijo nada sobre las mesas. El trato… durante la cena decente. Ni normalizado ni paternalista, estaba con la cuerda floja, pero al entrar una de las del servicio, le grita a la jefa que han venido “las del carrito”. Evidentemente me sentó como fatal, pero como iba a pasármelo bien y a disfrutar de la noche, me lo tomé con humor y listo. Solo puedo recomendar este restaurante, para las personas que pueden moverse sin dificultad o con la suficiente soltura de subir en la silla y porque la comida estaba deliciosa, de buena calidad y variada. El ambiente muy tranquilo, el restaurante en si muy bonito y muy espacioso.
Ahora bien, hay más restaurantes en otros distritos, solo he probado ese. No les demos el punto negativo a todos, vayamos a alguno más a ver si en cuanto a accesibilidad y comportamiento son mejores. Si vais a alguno contadme.

Decidme si vais a ir a alguno de estos restaurantes y si habéis estado en algun otro accesible, si queréis comentadlo por comentarios. Gracias una vez mas por leerme y hasta el próximo día ¡Hasta pronto!

Perros de asistencia

¡Hola personas diversas! ¿Cómo estáis? Espero que muy bien, entramos en junio y en verano, mi época favorita del año pues soy súper friolera y lo paso fatal en invierno ¿Cuál es la vuestra?

Os voy a contar una cosa que me pasa mucho cuando voy por la calle paseando a mi perro (coco) y es que, aparte de pararme mucho para decirme lo guapa que soy (ajam) también me paran para felicitarme por lo bien que me guía mi perro y por lo bien que ellos creen que me ayuda. ¿Qué tienen en común estos dos grupos de personas? Pues que se creen que mi perro es un perro de asistencia y no lo es. Coco es un perro de casa, de compañía típico y común. ¿Por qué se piensa esto entonces? Porque sencilla y únicamente va conmigo, una persona con discapacidad.

Y aunque he de decir que no necesariamente una persona con discapacidad tenga un perro de asistencia, como yo, sí que existen muchos perros de asistencia que hacen este servicio y además se clasifican según la función que tenga ese perro con la persona en cuestión.

Pero, por partes. ¿Qué es un perro de asistencia? Es aquel perro que está entrenado para asistir a una persona con discapacidad, además actualmente también hay perros que asisten a personas en términos médicos. Hay que diferenciarlos con los perros de terapia pues aunque puedan parecer que hacen la misma función, no es así, los perros de terapia solo se usan como parte de una terapia asistida con animales.

Ahora bien, teniendo esto último en cuenta voy a contaros que tipos de perros de asistencia hay, ¿Preparados?

Una persona en silla de ruedas con un abrigo puesto y el perro de asistencia le esta tirando de la manga del abrigo para quitársela

Perros para movilidad reducida: Son para personas con discapacidad física o psicológica. Aunque no sea imprescindible que sea de una raza u otra es recomendable que sean dóciles, tranquilos, afectuosos y previsibles para que puedan vivir en sociedad sin problemas.

Las razas que suelen convertirse en perros de asistencia pueden ser el Golden Retriever y el labrador, pero también son habituales los pastores belga malinosis y los Alaskan malamuten.

Este tipo de perros están preparados para coger cosas del suelo, encender interruptores, abrir y cerrar puertas y/o cajones, entre muchas cosas más.

Persona con un bastón cruzando la calle y su perro guía a su lado con una correa larga

Perros guía: Para personas con discapacidad visual ya sea con visión parcial o total. Está entrenado para reconocer y evitar obstáculos, tanto estáticos como en movimiento, a nivel del suelo o en altura. Marca a la persona con discapacidad la llegada a bordillos, escaleras o desniveles del pavimento, busca puertas de acceso, asientos libres en transportes públicos y tiene iniciativa para encontrar la mejor alternativa de paso en situaciones comprometidas. Está capacitado también para desobedecer una orden del dueño cuando su ejecución implique un peligro para su integridad física, debido a una circunstancia que no haya advertido, como un vehículo que se aproxima en un cruce de calle, por ejemplo. Al igual que en el anterior caso, los perros guían tienen que ser animales muy sociabilizados, con un comportamiento impecable en cada uno de los entornos. Normalmente vemos a las razas de labrador o golder Retriever también, pero podemos encontrarnos con pastores alemanes, Flat Coated Retriever y Caniche gigante.

Perros Alarma o señal: Son para personas con discapacidad auditiva. Estos perros avisan de todos los sonidos que una persona sorda no puede escuchar. Están entrenados para alertar de cualquier sonido como por ejemplo: El timbre de casa, El despertador, Los electrodomésticos, El teléfono fijo o el tono del móvil, El nombre de la persona (en el momento que alguien le llama por su nombre), El claxon de un coche (o cualquier sonido de tráfico), El grito o lloro de niños y bebés, La alarma de incendios. El perro sabrá alertar a la persona con un aviso distintivo para alejarse del lugar. En el momento que el perro oye alguno de estos sonidos, automáticamente avisa a la persona con un gesto aprendido como tocar el pie con su pata o apoyar sus dos patas delanteras sobre su pierna. Y cuando ha conseguido su atención, le conduce a la fuente del sonido.

El dueño está sentado y el perro está apoyando una de sus patas en la pierna del dueño alertándole de que hay ruido

Gracias a estos perros, las personas sordas tienen mayor independencia, confianza y seguridad para quedarse solos en casa. Las razas que suelen ser más adiestrados para este tipo de labor son las pequeñas, como el caniche, el chihuahua, el bichon maltes, etc…

Perros para personas con autismo (TEA) o Asperger: Son un tipo de perros de terapia capaces de evitar o reducir las conductas disruptivas y conductas estereotipadas propias del autismo. Estos animales, que establecen un canal afectivo muy fuerte con sus dueños, mejoran la comunicación, la estimulación sensorial y la seguridad de sus dueños.

Perro y niño mirándose frente a frente, el niño tiene agarrada la cabeza del perro con suavidad.

Perros de alerta medica: Para personas con alguna condición médica relacionada con crisis convulsivas, epilepsia, diabetes, etc. Entrenados para hacer compañía a personas mayores o asistir a personas que pueden sufrir enfermedades como diabetes o epilepsia, y pedir ayuda en caso de ser necesario.

¿Qué os ha parecido? Interesante ¿Verdad? Contadme si sabíais los tipos de perros de asistencia que hay.

Si os ha gustado podéis darle like a la entrada y seguirme para más información sobre cosas de discapacidad y otras áreas, podéis decirme sugerencias o preguntarme cualquier cosa si así os surge, también podéis seguirme en mis redes sociales que están alrededor de esta página web. Espero que os haya servido o por lo menos haya servido como entretenimiento esta entrada para vosotros, compartirla para que más personitas diversas sepan de mi existencia y… ¡Nos vemos en la próxima entrada!